viernes, 30 de septiembre de 2016

Pide matrimonio a su novia en juego de los Yankees y se le cae el Anillo; todo el Estadio lo busca

Pierde anillo cuando pide matrimonio en juego de los Yankees. Todo parecía idóneo para solicitarle matrimonio a su novia en un juego del equipo preferido de ambos: los Yanquis, hasta el momento en que tiró el anillo de diamante que tanto dinero le costó. Un joven de veintinueve años le solicitó matrimonio a su novia en las gradas frente al jardín central, mas se tornó un acontecimiento angustiante para todo el estadio.
Pierde anillo cuando pide matrimonio en juego de los Yankees
Cuando el joven se puso de rodillas frente a su novia y sacó el anillo para pedirle matrimonio, este saltó del barco y no se dejaba ver por ningún lado. Andrew Fox se puso de todos colores cuando no pudo obtener respuesta de su novia, Heather Terwilliger.
La cámara enfocó a la pareja y todo el estadio pudo ver las peripecias de esta pareja en la pantalla gigante. La multitud se decepcionó cuando vio lo sucedido, y entre risas, la pareja y quienes estaban cerca de sus butacas se dedicaron a buscar la joya.
Pierde anillo cuando pide matrimonio en juego de los Yankees
A lo largo de 5 minutos todos padecieron y el novio con la cara desencajada solo acertaba a mirar el piso descreído. Los comentaristas de T.V. comenzaron a dudar de que hubiese un anillo en la caja y asimismo de la sinceridad de la gente alrededor:
“Creo que no tendrá ese anillo de vuelta… la cara del sujeto lo afirma todo”, afirman.
Pierde anillo cuando pide matrimonio en juego de los Yankees
Por último, apareció el anillo en el doblez de los pantalones de la novia, y la multitud los aclamó tal y como si hubiese visto a Babe Ruth marcar un Home Run. Fox explicó después lo sucedido:
“Abrí­ la caja del anillo, me arrodillé y, cuando la abrí­, se cayó y no pude hallarlo a lo largo de una eternidad. Todos asistían a hallarlo, y al final estaba en el doblez de sus pantalones, hasta abajo”, afirmó Fox.
Terwilliger miró cara abajo y vio que algo relucía en el doblez de sus pantalones. El joven llevó a su novia al juego de los Yanquis como un regalo por su aniversario. Él traía puesto el suéter del panameño Mariano Rivera y , uno de Derek Jeter.
Al final del juego se les nombró “los entusiastas del juego”.
“Estoy convulsionada, mas aún enamorada”, afirmó Terwilliger, quien por último afirmó que sí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario