domingo, 23 de octubre de 2016

Engordó por una terrible enfermedad y su novio nunca la dejó. Ella le dejó una increíble sorpresa al morir

Existen historias  con referencia al amor de todo tipo, unas inspiran, otras decepcionan y muchas motivan, lo cierto es que todas llegan al corazón, la historia que te contaremos a continuación seguramente llegará a tu corazón y  marcará de por vida. Se trata de una joven pareja. 

Él estudiante de ingeniería en sistemas y ella de negocios internacionales. Ellos llevaban 4 años como pareja y afirmaban que se amaban como el primer día.




La vida, con la finalidad de poner a prueba los amores verdaderos, pone pruebas difíciles. Al cumplir los 25 años a la joven, llamada Holly, les diagnosticaron hipotiroidismo, una enfermedad que ataca la producción de hormonas tiroideas que a su vez provocan aumentos exagerados de peso. 

Holly entró en una gran depresión, pero John, el joven, nunca la dejó sola. Siempre le dijo que la amaría sin importar lo mucho que engordará o todo lo que pasara.
A pesar de tomar medicamentos, Holly nunca pudo controlar su enfermedad, hasta este momento había aumentado más de 50 kilos y se encontraba en un estado de salud delicado, debido a la obesidad mórbida. Jhon, para apoyar a su amada subió de peso unos 8 kilos, sin embargo la diferencias de tamaños aún era muy obvia.
Por su condición, Holly se vio en la obligación de abandonar sus estudios pues, habían comenzado las miradas y los comentarios negativos de sus compañeros sin saber que era lo que estaba sucediendo. Jhon para intentar subirle el ánimo a su adorada, le pide a Holly que se mude con él. 

Para que ella se encargue del hogar y el finalice sus estudio, estuvieron así hasta que él se graduó. Luchando contra la depresión de su mujer, John hacía todo lo posible por animarla y verla sonreír, la alentaba cada vez que debía tomarse los medicamento que ella tanto odiaba.
Permanecieron de esta manera por tres años, siendo felices uno con el otro, sin embargo y desgraciadamente la situación de Holly empeoró; una tarde como cualquier otra, el corazón de Holly dejó de trabajar. John decía que Holly sabía que eso pasaría, pues ella le preparó una cena, se arreglo para él y comieron antes de ir a la cama de forma muy romántica. Esa noche Holly se quedó dormida y no despertó más.
A la mañana siguiente John inicia su día con pie derecho, feliz y contento hasta que se percata de que algo no esta bien con su querida. Llama a una ambulancia, trasladaron a Holly al hospital y a los pocos minutos le indican con mucha pena que su amada había fallecido por un ataque cardíaco. John con el corazon hecho pedazos regresó a su casa para intentar asimilar la noticia, y es ahí en donde encuentra al lado de la cama una carta:

“Mi amor, sé que en estos momentos ya no estaré a tu lado. Sabes que odio las despedidas, así que preferí escribirte esta carta… No encontré el valor decírtelo en persona. Perdóname, sabes que soy muy cobarde… Sabía que moriría mi amor, el doctor me lo había dicho, necesitaba una operación que me dejaría en cama por más de 10 meses y yo no estaba dispuesta a pasar, ni hacerte pasar por eso.
He vivido lo suficiente y agradezco que mi vida la pasara a tu lado. Quiero que sepas que Te Amo con todo mi ser y mi alma. Los años que viví, no los cambiaría por nada, pues a pesar de todo, permaneciste a mi lado, llenándome de tu amor y tu cariño. A donde sea que vaya, ese amor se va conmigo y ni aunque escribiera dos libros, nunca encontraría las palabras para agradecerte mi John.
Eres el hombre más fantástico que he conocido y por eso, quiero que vivas tu vida como una aventura y que llenes a todos los demás con el mismo amor que a mi me diste. Quiero que viajes y que conozcas, que te inspires y te enamores, pues un hombre como tú, merece ser amado durante toda su vida.
Yo no podré acompañarte mi amor y prefiero que así sea, pues nunca me hubiese perdonado que te quedarás a ver como mi enfermedad acababa conmigo y sé que lo hubieses hecho… Quiero que sepas que me voy feliz y enamorada, pues tuve la bendición de vivir junto al amor de mi vida… Te amo John y siempre te amaré. Te estaré esperando mi cielo. Por siempre tuya, Holly.”
Debajo de la carta había un testamento donde Holly heredaba a John una suma de 10 millones de dólares. Ella pertenecía a una familia millonaria y él nunca lo supo. Su amor fue desinteresado y puro, honesto como el amor verdadero. Así fue la historia de esta hermosa pareja que se amó hasta el final de los tiempos. John y Holly son y serán, ejemplo de lo que es el verdadero amor, el amor eterno.
¿Y tu? ¿Haz amado así?

2 comentarios:

  1. Me hicieron llorar che... Tremenda historia.

    ResponderEliminar
  2. Todo muy lindo, pero la última parte me iso dudar, 4 años y no conocía a su familia????

    ResponderEliminar