martes, 4 de octubre de 2016

Estaba a horas de casarse con el hombre de sus sueños, pero cuando acudió al médico su mundo se derrumbó

Casarse es el sueño de muchas mujeres, ya que se esa forma podrán empezar una familia y compartir hermosos momentos con su pareja
Entre tantos preparativos, las novias pierden la noción del tiempo y tratar de planear la boda de manera que todo quede absolutamente perfecto. Sin embargo, nadie espera que días antes del gran acontecimiento suceda lo impensable. 
Nadie está preparado para recibir malas noticias y menos justo antes de pisar el altar. Las enfermedades llegan sin imprevisto y nos sorprenden para derrumbar todos los sueños y planes que hemos construidos pensando en un futuro próspero.
Así le sucedió a esta joven, quien estaba a punto de casarse pero una terrible noticia cambió todos sus planes.
Gemma Cottam una joven de 25 años, había tenido un lunar durante 10 años, el cuál no le había causado mayor problema.
Sin embargo, al acercarse la fecha de su boda empezó a notar que dicho lunar se volvía más grande y se enredaba con su cabello y ropa. Preocupada por la situación, acudió al médico junto a su prometido Paul Welsh. Ninguno se esperaba la noticia que estaban a punto de oír.
Resulta que el lunar que tenía Gemma en su cuello se trataba de un melanoma, el tipo de cáncer de piel más maligno que existe en la historia médica. Rápidamente la noticia hizo que los planes del matrimonio fuesen cambiados y en su lugar, Gemmatenía que someterse a una delicada cirugíapara evitar que el cáncer se extendiera por todo su cuerpo a través de los ganglios linfáticos. Mientras más rápido los cirujanos actuaran, mejores serían las probabilidades de vivir de la joven.
Es por ello que Gemma fue intervenida para extirpar sus ganglios linfáticos a nivel del cuello y así eliminar el riesgo que conllevaba el melanoma.
Al mismo tiempo, a pesar de que la cirugía fue todo un éxito, Gemma obtuvo una gran cicatriz que se extiende desde detrás de su oreja hasta el cuello.
A pesar de lo duro que fue para ella enfrentarse a tan terrible marca en una zona visible, hoy en día la joven aprendió a vivir con ello y se ha dedicado a hacer un llamado de atención a las personas acerca de lo peligroso que pueden ser los lunares.
Gemma alienta a todos a que se realicen chequeos médicos regulares y que si notan algo extraño en sus lunares acudan a consulta o su vida podría estar en peligro. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario