martes, 4 de octubre de 2016

Su padre la lleva con orgullo hacia el altar, pero préstale mucha atención a su mano izquierda… te va a impactar.

Para las parejas, principalmente para la novia el día de la boda es único y memorable, por ello dentro de esa celebración los detalles son bien cuidados
Muchas personas suelen diseñar esquemas protocolares muy particulares, además tratan de encajar en las costumbres estructurales para este tipo de ceremonia. Sin lugar a dudas, siempre es necesario el apoyo logístico de terceros, que pueden ser familiares o amigos que se encargan de que las cosas salgan de acuerdo a lo planeado.
En las celebraciones de bodas de esta época podemos notar que el novio y la novia suelen realizar algunas presentaciones que dejan los invitados atónitos, algunos lo hacen como sorpresa de la noche y además sirve para poner una estampa memorable a ese día tan especial.
El novio o novia suele hacer un baile espectacular y coordinado con sus amigos en el escenario y a veces hasta la familia participa.
En esta oportunidad se trata de la historia de María Holland que el día de su boda quiso realizar algo memorable con la intención de brindarle una sorpresa a su esposo y a los invitados.
Mientras hacía la entrada triunfal en la iglesia de manos de su padre comenzó a cantar de una forma maravillosa. Los invitados quedaron impactados y ese día no será olvidado. Aquí te dejamos el video para que lo disfrutes.
Para todo padre, uno de los momentos mas inolvidables de la vida es el momento en el que camina junto a su hija hacia el altar en el día de su boda. Todd Bachman, el padre de la novia, estaba por caminar junto a su hija Brittany, hacia el altar cuando de repente paro todo. ¿Por qué? El quería incluir al padrastro de su hija, Todd Cendrosky en la ceremonia también.
La pareja conformada por Carolina Redondo y José Jorge Molina iban a contraer nupcias, pero el padre de la novia, César Redondo, quiso que este evento fuera especial para su hija y familia, según el portal Interpolítico.com. El orgulloso padre tomó su vieja bicicleta y la decoró con lazos blancos y flores para la ocasión. En la parrilla del vehículo sentó a su hija, quien primorosa ondeaba su vestido blanco en el viento recogido para que el velo no se enredara con las llantas.
Cuando los dos padres acompañaron a Brittany hacia el altar, no había “UN SOLO OJO SECO en la ceremonia … incluyéndome a mí!”, describió Blackburn.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario